Una de las enormes posibilidades que ofrecen los videojuegos es el poder de sumergirnos en mundos de fantasía que nunca imaginamos ver: construcciones medievales, ciudades futuristas, contemporáneas...

Los mundos de los videojuegos se basan en estilos arquitectónicos y en la memoria colectiva para crear universos que se sienten familiares y reconocibles. La documentación es básica para dar solidez a nuestro worldbuilding.

La arquitectura contemporánea en los videojuegos

Muchas veces los juegos encuentran inspiración en ciudades reales y deciden establecer sus historias en mapas que nos son familiares. The Last of Us es un buen ejemplo de ello. Aún siendo Boston una ciudad existente, los desarrolladores se centraron en darle ese aire apocalíptico que se vive en la historia, pero sin perder el característico estilo de colonización europea que tiene la ciudad. Junto con los enormes rascacielos derrumbados, lograron crear una ciudad engullida por la naturaleza salvaje que nos parece real.

En Sleeping Dogs tenemos la oportunidad de recorrer una bastante fiel reconstrucción de la ciudad de Hong Kong, que al igual que pasa con Los Santos de GTA 5, son los grandes protagonistas del videojuego. El tener entornos que se sienten reales ayuda a ofrecer el tono que busca la historia y aumentar la inmersión.

La arquitectura nos ayuda a transmitir emociones, como el caos que nace de las megalópolis asiáticas.

Arquitectura Cyberpunk

Muchos juegos que se mueven alrededor de una estética futurista buscan la inspiración en la meca de la tecnología y el neón: Japón. El país nipón fue pionero en esos gigantes carteles publicitarios, pantallas enormes en pleno centro y luces de neón para su vida nocturna. Cuando pensamos en ciudades del futuro, lo hacemos mezclando enormes rascacielos con luces de neón y hologramas.

Este estilo ayuda a representar el concepto de Megalópolis, ciudad descomunal cuya extensión parece infinita y que no termina en el horizonte. Ciudad decadente, compuesta por un gran conglomerado de rascacielos que nace de suburbios superpoblados. Las calles, llenas de publicidad, es un ingrediente perfecto para crear una metrópolis caótica.

Podemos ver algunos ejemplos en juegos como Cyberpunk 2077 o Remember me, este último haciendo una curiosa mezcla entre arquitectura propia de las ciudades europeas, en este caso París, junto con características futuristas nacidas de Asia.

Ejemplo de arquitectura cyberpunk en videojuegos

Rascacielos, neones y carteles publicitarios en el mundo futurista de Cyberpunk 2077.

Arquitectura medieval en videojuegos

Cuando hablamos de fantasía medieval es un dato demasiado ambiguo. Consideramos medieval todo lo que sea espadas y brujería y, a la hora de la verdad, los mundos no tienen por qué estar directamente basados en lo que conocemos como medievo.

Por ejemplo, en Dark Souls, podemos encontrar un mundo que comparte espacios con inspiración bizantina y gótica. Uno de los grandes ejemplos es la ciudad de Anor Londo, cuyos largos picos blancos por toda la ciudad están inspirados en la catedral de Milán. A su vez, Hidetaka Miyazaki confirmó que las ruinas de Nuevo Londo están basadas en Mont Saint-Michel, en Normandía.

Bloodborne es una mezcla de diferentes estilos arquitectónicos.

La mezcla de estilos de Bloodborne nos transporta a un mundo terrorífico.

Por otro lado, el hermano de Dark Souls, Bloodborne, también ha sido aplaudido por su enrevesada arquitectura. Es una mezcla enloquecida de distintos estilos arquitectónicos que componen un desconcertante y siniestro mundo que busca incomodar al jugador con un mundo de pesadilla. Los escenarios están plagados de catedrales, iglesias y capillas, y sus calles parecen concebidas como una locura urbanística donde pareciera que alguien hubiera querido hacer de la ciudad un monumento religioso en sí.

Principalmente, Bloodborne está basado en Rumanía, República Checa y Europa Central, donde estas referencias góticas son más evidentes.

Estos son unos cuantos ejemplos que podemos ver, pero lo importante es documentarse bien. ¿Sabías que los antiguos templos griegos y romanos estaban llenos de color? Fue el paso el tiempo el que desgasto la pintura y los dejó en los tonos grises que conocemos hoy.

Es importante empaparse de la historia de la arquitectura para que podamos hacer una representación creíble. Dedicar tiempo a esta investigación se verá reflejado, directamente, en la calidad artística y narrativa de tu juego.

¿Tienes algunos ejemplos más? ¡Nos encantaría conocerlos! Estamos esperando tus comentarios en nuestro Twitter, Facebook o Instagram.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Facebook Facebook Facebook

Marta Gil Gametopia

Marta Gil

PR, Product Manager y Social Media. Coordinadora regional de FemDevs.
Linkedin - Twitter